Aspecto Generales de Implementación

A continuación encontrará Preguntas Frecuentes referidas a Aspectos Generales sobre la implementación de la Diversificación de la Enseñanza en el sistema educativo, en el marco del Decreto Nº 83/2015.

1. ¿Cuándo se inicia la implementación del Decreto 83?

Entra en vigencia este año 2017 para los niveles NT1 y NT2 de educación parvularia y  para primero y segundo año básico. En el año escolar 2018 para 3º y 4º año básico; y en el año escolar 2019,  para 5º y 6° año básico. De este modo sus criterios y orientaciones irán siendo implementados paulatinamente en los establecimientos educacionales.

2. ¿Qué se debe tener en cuenta para diversificar la enseñanza en el sistema escolar, en el marco de este Decreto?

Se debe tener en cuenta los siguientes aspectos principales:

  • La diversificación de la enseñanza en el sistema escolar tiene como referente el currículum nacional;
  • Los fundamentos de una gestión curricular para la diversidad deben estar incorporados en los enunciados (Misión, Visión, sellos…) del Proyecto Educativo Institucional (PEI); en el Manual de Convivencia y en el Reglamento de Evaluación y Promoción del establecimiento educacional;
  • Su puesta en práctica debe formar parte de las acciones del Plan de Mejoramiento Educativo (PME) del establecimiento educacional, sea escuela especial, regular y de educación de jóvenes y adultos;
  • Su implementación demanda el desarrollo de estrategias de trabajo colaborativo entre los equipos directivos y técnicos, los docentes y profesionales asistentes de la educación, estudiantes, la familia y comunidad.

 

3. ¿Qué acciones o medidas se sugieren para que los establecimientos generen mejores condiciones para la implementación de estrategias de diversificación de la enseñanza?

Algunas medidas de apoyo que se sugieren para avanzar en prácticas pedagógicas flexibles y diversificadas que consideren la participación de todos y todas las estudiantes, pueden ser:

  • Capacitación en el desarrollo de estrategias diversificadas, y otros;
  • Generar espacios para la reflexión técnica y el trabajo colaborativo;
  • Realización de talleres de estrategias diversificadas de enseñanza para los profesionales de la comunidad educativa (docentes y equipos multiprofesionales);
  • Disponer de una diversidad de materiales educativos de fácil acceso para los profesores;
  • Programar acciones de apoyo a los docentes (compartir experiencias entre docentes a través de la observación de clases de otros docentes, por ejemplo) y a los estudiantes;
  • Apoyar y facilitar la participación del jefe técnico y al menos dos profesores o equipo de aula de la escuela en las capacitaciones que se realicen a través del CPEIP;
  • Entre otras acciones, que surjan de la propia comunidad educativa.

 

4. Los establecimientos educacionales que no tienen PIE, ¿Cómo darán respuesta al Decreto 83?

En el marco de la Ley de Inclusión Escolar, los establecimientos educacionales, ya sea que tengan PIE o no, deberán prepararse para flexibilizar los procesos educativos y de esta manera dar respuestas educativas de calidad a la diversidad, para ello disponen de la posibilidad de desarrollar un PIE si lo desean y diversas fuentes de recursos que aporta el Estado[1]. Además, pueden postular a otros recursos de apoyo estatales (SENADIS), municipales o privados de diverso tipo, que ayuden a complementar los recursos con los que cuenta la escuela, cuando estos no son suficientes[2].

[1] Profesionales SEP; Redes con los servicios públicos del entorno comunitario;  Ayuda técnicas de SENADIS, etc.
[2] Convenio con universidades para tener estudiantes en práctica; Redes con servicios privados, entre otras posibles.

 

5. Para la Educación de Jóvenes y Adultos (EPJA), ¿También rige esta Normativa?

Como se señala en la normativa, su implementación es de carácter universal. La Educación de Jóvenes y Adultos tiene un Marco Curricular vigente y apoya cualquier iniciativa que favorezca el aprendizaje de todos y todas sus estudiantes. No obstante, es importante señalar que los docentes de la modalidad tienen la facultad de adaptar los objetivos fundamentales (OF) y los contenidos mínimos obligatorios (CMO) para responder a las necesidades de sus alumnos. Esta modalidad no está sujeta a evaluaciones externas como el SIMCE.

6. ¿El Decreto N° 815, se deroga igual que los Decretos por Discapacidad, de acuerdo a la gradualidad que señala el Decreto 83/2015?

La derogación de los Decretos por Discapacidad (86, 87 y 89) se hará efectiva de forma progresiva en la medida que se vaya aplicando la gradualidad que establece el Decreto 83 y las Orientaciones emanadas del Ministerio de Educación.

El Decreto N° 815,  por ahora sigue vigente,  en consideración a que es un decreto supremo y sólo puede ser derogado por otro decreto de similar categoría.

7. ¿Se aplicarán pruebas estandarizadas como el SIMCE a los estudiantes que cursan su trayectoria escolar con Adecuaciones Curriculares?

El Sistema de Aseguramiento de la Calidad  a través de la Agencia de Calidad es el organismo encargado de decidir sobre estas materias. Se mantendrán las medidas y procedimientos adoptadas por la Agencia de Calidad respecto de la participación en SIMCE de estudiantes con discapacidad. Cabe mencionar, que hoy se aplican pruebas accesibles para estudiantes sordos y ciegos y además se está trabajando en evaluaciones de aprendizaje de carácter más formativa. En el caso de las escuelas especiales, los estudiantes con discapacidad intelectual, múltiple o autismo, no participarán en las mediciones nacionales por el momento.

8. ¿Con la aplicación del Decreto 83, se deberá utilizar en los cursos el libro de clases de educación especial o el de educación básica?

Se debe ocupar el libro de clases de educación parvularia y básica. En los cursos combinados se tendrá que usar un solo libro, que se dividirá para los dos cursos correspondientes.

9. ¿La implementación curricular del Decreto 83 requerirá cambios de carácter contractual a los docentes, durante 2017?

La gradualidad que establece el decreto permite que durante  2017 y 2018 las escuelas puedan desarrollar proyectos de innovación curricular en los niveles de educación parvularia  y básica (en los primeros cursos si así lo desean), que posibilita ir evaluando la necesidad o no de hacer cambios contractuales, según los requerimientos que le plantea a la escuela, su implementación.